Reino Magi
Esta comunidad está basada en la serie Magi: the Labyrinth of Magic, un manga/anime que trata de las aventuras de Aladdin frente al mundo que le rodea. En este mundo conocerá a Alibaba, quien no tardará en convertirse en su mejor amigo y aliado para los futuros enfrentamientos que le espera. Djinns, celdas que atrapar, magia, reinados, todo esto y mucho más abarca este universo creado por la mangaka Shinobu Ohtaka.
Tu Perfil
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Staff
Aogigeko
MP-PERFIL
Fundadora
MiloAntares690
MP-PERFIL
Administradora
Luna Mikk
MP-PERFIL
Administradora
Usagipon
MP-PERFIL
Moderadora
Navegación
Últimos Temas
Últimos temas
» Hola soy nueva
Sáb Jul 18, 2015 9:12 am por Shivy

» Crónicas de Argandia | Élite |
Dom Feb 22, 2015 11:43 am por Invitado

» Hola!! ♥
Sáb Ene 17, 2015 2:53 pm por Kisa

» Hola :)
Lun Nov 24, 2014 12:05 pm por GraceElle

» Tokyo Ghoul {A. Elite / Apertura}
Sáb Ago 30, 2014 4:48 am por Invitado

» Mangas Originales
Miér Ago 20, 2014 5:49 pm por Teksu

» Afiliación Élite | Sanraizu Anime
Mar Ago 12, 2014 9:46 pm por Invitado

» Living Soul- Apertura[Élite]
Sáb Ago 09, 2014 3:28 am por Invitado

» Holas~
Miér Jul 02, 2014 12:20 pm por Tamashi

Afiliados Élite
Pandora Hearts RolCode Geass: Endless DarkMusical CampCriminal ProjectPhotobucketKHAcademySword Art Online (SAO)CrearCrearDanger ClanGakuen Shingetsu Rol photo 3535_zps8cc7883a.gifMundoNinjaVocaloid-MemoriesTo Aru Majutsu no Index Rolfororpgnarutofororpgnaruto
Sister Site

Créditos
Todos los derechos son reservados. Las imágenes y el contenido alojados en este foro pertenecen a sus respectivos autores. El skin fue diseñado por Jonsi de Source Code y adaptado por los miembros del staff de este foro. No está permitido el uso de algún contenido propio sin permiso alguno.

Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported
Crear foro

¡Vótanos!

 Shiki Topsite! BRA Topsite Sekai Anime Top List
The Top 100 Dangerous Sites

Un Regalo para la Enana [FT]

 :: OFF MAGI :: FanFic

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Un Regalo para la Enana [FT]

Mensaje por Annie McGarden el Miér Mayo 21, 2014 8:28 pm

¡Holis holis, gente del foro~! He decidido hacer aquí mi madriguera de fanfics (?) y comienzo con uno de FT, para quien lo conozca xDD si se me viene de una vez la inspiración, acabaré un fanfic loquísimo de Sharrkan y Yamu :3

Que quede claro que Levy the Reader soy yo, eh xDDD

Ah, y para aquel que venga a curiosear: este fanfic es facilito de leer, no hace falta ni ver Fairy Tail. Por si acaso, diré que Phanter Lily es un gato, al igual que Happy y Charle xD

· · ·

~ Porque Levy es una suertuda bien envidiada ~

· · ·

—Gajeel, lo estás metiendo muy brusco…

—¡Joder, esta mierda no entra!

Gajeel intentaba, sin mucho éxito, enhebrar el hilo de la aguja. Sus dedos eran tan anchos y brutos, que no podían colar el hilo en el ojo. Juvia estaba desesperada; llevaban media hora con un maldito hilo.

Exacto, Gajeel Redfox, el grandioso dragon slayer, estaba aprendiendo a coser.

¿Qué cómo demonios había llegado a esta situación? Bueno, todo empezó un día normal: las mismas peleas de siempre, la misma cerveza fresca de siempre, las mismas sillas envueltas en cinta americana arregla-todo (bendita seas, cinta americana) volando por los aires de siempre, los mismos gritos de siempre, y las mismas sonrisas de siempre. Todo igual que siempre.

La puerta se abría, y se dejaba ver una menuda figura de pelo azul. La menuda figura saludaba alegre y, antes de irse con Jet y Droy, se dirigía a la barra, a su lado, le daba los buenos días mientras pedía un batido de fresa y vainilla, para molestarla y sacudirle el pelo, mientras ella hacía un adorable mohín en sus mejillas. Todo siguiendo su misma cotidianidad.

Excepto que se torció en el último segundo.

—¡Levy-chan, ya nos haces mayor! — dice Lucy, llegando a la barra, mientras Levy esperaba por su batido.

—¡Oh, venga! Sólo es un año más. Sigo en la flor de la vida.

—Ya… pero cuatro días más, ¡y serás mayor de edad! Dejarás de ser la pequeña Levy-chan…

Gajeel pudo jurar que Mirajane tuvo ganas de matarle cuando escupió media cerveza encima suya nada más enterarse. ¿Tenía tan sólo cuatro días para hacerle un regalo? ¡Imposible! Cuando llegó a su casa rompiéndose los sesos, Phanter Lily no paraba de reírse de él, mientras cavilaba un buen regalo.

—¡Deja de reírte, estúpido gato, y dime algo!

—Vale vale… - Lily se recuperaba de la risa — ¿Por qué no le haces algo a mano? Y nada de hierro.

Y ahí es dónde se le encendió la lucecita. Decidió ir con la única persona que conocía que sabía coser y que le mantendría el secreto, y que, además, tenía una gran confianza: Juvia. Esa chica hacía unos peluches bastante complicados, y seguro que lo enseñaría encantada a coser.

Así que ya ves al pobre Gajeel, colándose en la habitación de un segundo piso, sin ser pillado por Levy ni Erza. Juvia se quedó patidifusa cuando lo vio entrar, murmurando: "así que así se siente Lucy-san…" para cerrar el libro que estaba leyendo y atenderle. Se comenzó a pellizcar cuando Gajeel pidió, entre inaudibles murmullos, que lo enseñase a coser.

—¿Por qué, Gajeel-kun? — pregunta ella, sorprendida.

—U-un… regalo… para la enana. ¡No malinterpretes nada, joder! — demasiado tarde, Juvia ya tenía esa característica mirada pícara de fan.

—Juvia ayudará encantada, Gajeel-kun. ¡Y Juvia guardará el secreto! — dijo, feliz de estar entrometida en aquella conspiración — Bueno, ¿y que querías coser?

—Un peluche, a la enana le gustan. En forma de pájaro, como los que hay en el bosque de las afueras, le encantan. Había pensado en un color azul por su pelo y una cinta naranja — soltó, con simpleza. Se puso rojo al ver la mirada pícara de Juvia — ¡No malinterpretes!

—Gajeel-kun, sabes muchas cosas de Levy-san. ¡Juvia sabe que a Levy-san le encantará tu regalo! — dijo, pizpireta.

Y Gajeel sintió un gran alivio al oír esas palabras, pero que, a la media hora siguiente, fueron sustituidos por desesperanza.

¡Y llegamos al presente, después de este flash back tan largo! En el que Juvia se desesperaba con cada vez que Gajeel intentaba en vano enhebrar el hilo. Al final, Juvia lo enhebró ella, ante las negativas de Gajeel.

—¡Bien! Pues ahora tenemos que hacerlo según el patrón — dijo, mientras acercaba una hoja con el patrón de un pajarillo.

—Parece complicado… — musitó Gajeel.

—¿Vas a permitir que Levy-san se quede sin tu regalo? — dijo Juvia.

—¡Una mierda! — gritó, lleno de determinación.

—¡Pues ahora coge el patrón, ponlo encima de la tela y corta las dos siguiendo las líneas! — dijo Juvia, mientras lo señalaba.

Gajeel superpuso la tela y el papel, pero resultaba difícil de cortar. Al final dio un par de tajazos dispares, pero, con suerte, eran hacia fuera del patrón. Juvia lo despachó para continuar mañana, porque Erza había vuelto. Como si fuese un Santa Claus violador, Gajeel se fue por la ventana.

Y así comenzaron los cuatro días de .I. (Desangramiento, Mandar a la Mierda e Insomnio) por el regalo de Levy.

· · ·

El gremio estaba siendo decorado por bandas trenzadas de colores (admitámoslo, como pongas globos, parecerá un campo de guerra de tantos que explotarán) y una gran pancarta anunciando el cumpleaños de Levy. Mirajane y Kinana daban, en la cocina, los últimos retoques a su tarta, mientras que en el bar había un gran ambiente.

Gray perseguía a Natsu, en pelotas, por sus calzoncillos. Elfman, para proteger el honor de su amigo (y mera diversión) también lo comenzó a perseguir. Lucy, Erza y Juvia actuaban como unas secuestradoras poniendo una bomba (aunque Juvia trataba de sacar fotos al "pequeño Gray-sama"), cuando llevaban un regalo a la mesa con los paquetes. Wendy adivinaba el futuro con una baraja española, mientras intentaba, sin éxito, convencer a Romeo de adivinar su futuro en el amor. Los demás se emborrachaban, felices, y una Cana igual de contenta, agarraba a Levy con un brazo el cuello mientras señalaba con su jarra de cerveza a Gray desnudo, diciendo orgullosa: "¿Ves? Ni hemos tenido que contratar strippers. ¡Esto sí que es un cumple de los dieciocho!" y Levy se preguntó a qué clase de cumpleaños asistía Cana.

Mientras, estaba, indeciso, Gajeel en la puerta. Él no quería ponerlo en la mesa de regalos, pensaba que todos se reirían de él (y en parte, porque estaría más rojo que un tomate español) y quería entregárselo en privado… aunque teniendo a Levy sólo para él, estaría más nervioso aún.

—¡Venga, vamos a soplar las velas! — oía gritar a Makarov.

Gajeel entró, para encontrarse con Phanter Lily. Habían sentado a Levy en una silla y todos se reunían a su alrededor, peleándose para comer la tarta. Comenzaron a cantar el cumpleaños feliz, y mientras, Juvia se acercó a Gajeel.

—Gajeel-kun, ¿el regalo?

—Aquí, pero… — musitó, enseñando el paquete.

—¿Pero…?

—¡Joder, me da vergüenza!

—¡Juvia opina que debe dárselo! — dijo, mientras le daba palmadas en la espalda.

Phanter Lily le musitó un "ánimo", pero Gajeel lo escondió en una de las cajas que había por ahí. Se prometió que se lo daría después, cuando todo el mundo hubiese caído borracho o dormido al suelo.

Comenzaron a dar los regalos: Cana un juego de jarras de cerveza; Natsu y Gray una nueva cinta para el pelo (aconsejados por las chicas, claro); Lucy, Erza y Juvia se aliaron para comprarle todos los libros hasta el momento de Cazadores de Sombras: Los Orígenes; Wendy le regaló un vestido, diciendo: "bueno, sólo me llevas un poco de estatura, así que no fue muy complicado adivinar tus medidas" dijo, para disculparse al ver la depresión de Levy (y sin embargo, a Gajeel le gustaba ese cuerpo loli); y muchos regalos más.

Entonces, la música volvió de nuevo, mientras todos comenzaban a pelearse por la tarta de dos pisos, con fondán color naranja y decoración azul que habían hecho Mirajane y Kinana. Levy se fue a bailar con Jet y Droy, con los que reía, alegre, mientras Lucy se quejaba de su dolor de pies mientras Natsu, avergonzado (es un dragon slayer de fuego. Puede controlar el nivel de calor de sus mejillas) balbuceaba disculpas. Juvia logró bailar con Gray, aunque él no era precisamente bueno.

Gajeel estaba sentado en la barra, haciendo tiempo hasta que terminasen todos rendidos en el suelo. Entonces, la cumpleañera se acercó a él, tímida.

—Gajeel… ¿bailas? — pregunta, adorablemente sonrojada. A Gajeel se le caía la baba. Y sintió la penetrante mirada de Mirajane, que auguraba un futuro oscuro como la rechazase.

—¿Crees que podrás llegarme, enana? — se burla de ella. Levy hincha los mofletes.

—¡Claro que puedo! — dice, para después soltar una risita y tirar a Gajeel de la manga hacia la zona despejada donde estaban todos bailando.

Entonces, Gajeel, confiado, la agarró y la puso a bailar, dirigiéndola. Sus movimientos eran perfectamente coordinados, y Levy se sorprendió. Nunca, en su vida, habría pensado que Gajeel era un gran bailarín.

—Gajeel, ¿cómo bailas así? — preguntó, anonadada.

—Gee hee — rió él, orgulloso — ¿Qué mierda de músico sería si no sé bailar?

Levy soltó una pequeña risita, hasta que notó como Gajeel soltaba un quejido. Lo acababa de pisar con todo el tacón de sus zapatos, justo en el dedo gordo.

—¡P-perdón! — se disculpó, apresurada.

—¡Joder! Bueno, mira, tienes que hacer así… — enseñaba Gajeel.

—¿Así…?

—¡AUCH!

Aquella noche, Gajeel acabaría con los pies hechos unos zorros, pero Levu, aunque estaba bien apurada, reía con cada quejido. Y a Gajeel le gustaba verla sonreír. Le gustaba verla con ese alegre aire que lleva paz a dónde quiera que fuese. A veces se sentía sin derecho a atesorar esas sonrisas, después de lo que le hizo, pero era un egoísta, y las quería todas para él.

· · ·

Más que un bar parecía un campo lleno de heridos; había mucha gente dormida en el suelo, trozos de tarta decorando paredes y suelo, envoltorios por ahí tirados (usados como confeti), cadenas de papel caídas, Cana vomitando en una esquina… lo típico. La única que permanecía despierta era Levy, aunque no paraba de bostezar.

—Venga, tómate tu leche y te acompaño a casa, enana — dijo, burlón. Tenía a Lily dormido encima de su cabeza, después de que Happy lo empachara a pescado.

—¡No soy una niña! — se rebeló, con el ceño fruncido — …y ya me la tomé.

Gajeel rió y Levy le pegó una colleja: el taburete en el que estaba sentada se lo permitía. Salieron a la calle, pero Gajeel le dijo que se fuera, que ahora mismo la alcanzaba: iba a por el regalo. Cuando lo sacó de su escondite, estaba nervioso, rojo hasta las cejas.

Salió a la calle: varias farolas iluminaban las calles, de manera tenue, en aquel manto nocturno. Levy esperaba afuera, arropada por la chaqueta que Gajeel la había prestado, porque tenía frío. La olió, acurrucándose en ella. Olía a hierro y sudor, y sin embargo, no era desagradable. Se sonrojo, son una sonrisa, para pegar un gran respingo, como si estuviera cometiendo un crimen, cuando oyó la grave voz de Gajeel, en un susurro.

—Enana… — murmuró él. Ella se dio la vuelta, y podía verlo rojo, mirando hacia otro lado. Tenía algo detrás de su espalda — Y-yo… - comenzó a balbucear, nervioso. ¡Tenía el corazón a mil por hora! En un brusco movimiento, le tendió el paquete. Levy se lo quedó mirando, con el corazón en la garganta — T-tú regalo…

—Gajeel… — musitó, en un suspiro. Cogió el paquete, como si fuese lo más preciado, y arrancó el envoltorio. Alzó, mirando maravillada, un peluche: era un pájaro azul, alargado en vertical, suave y esponjoso, con una cinta naranja al cuello.

Levy, con los ojos brillando, abrazó el regalo, emocionada, para mirar al suelo con una sonrisa emocionada, tímida y esperanzada.

—Muchas gracias, Gajeel. ¡Me encanta! — dijo, sonriente.

—Yo…eh… — quería decir que era a mano, pero se había quedado embobado con la mirada emocionada e iluminada de Levy con el peluche. Ella comenzó a examinarlo, para darse cuenta de que no llevaba etiquetas y que los hilos iban algo torcidos. Sus ojos se abrieron de sorpresa.

—¿Lo hiciste tú…?

—Juvia me ayudó… — musitó, avergonzado, mientras se rascaba la nuca.

Y en un arrebato emocional, Levy lo abrazó, encajando su cabeza en su pecho y rodeándole la cintura con los brazos. Gajeel podía jurar que toda la sangre se le fue a la cabeza y que su corazón se paró. Sentía ese cuerpo latir junto al suyo, sentía sus brazos, calentados por su chaqueta (que le quedaba grande) alrededor de su cintura.

Levy se separó, sonrojada, pero sencillamente le sonrió:

—¿Vamos?

—¿Eh?... Claro.

Y emprendieron marcha rumbo a la residencia, en un silencio para nada incómodo. Gajeel, que había tirado el envoltorio en una papelera, buscaba la mano de Levy. Sintió la manga de su chaqueta y como su acompañante daba un respingo. Entonces él desistió, pero se encontró su morena y fría mano agarrada por la pálida y cálida mano de Levy. Él estaba rojo a no más poder. Ella, más contenta que una magdalena, con su peluche en una gran bolsa con los otros regalos.

—Bueno, ¿os besáis o qué? — dijo Phanter Lily, entre la cabellera de Gajeel, pícaro. Los dos lo miraron, rojos.

—¡Lily! — regañaron. Levy en casi una súplica. Gajeel, en un gruñido avergonzado.

Pero no se soltaron.

· · ·

¿Qué les pareció? Merezco un comentario? :3
avatar
Annie McGarden
Ciudadano Reino Magi
Ciudadano Reino Magi

Edad : 18
Mensajes : 21
Reputación : 0
Oro : 40
Fecha de inscripción : 02/05/2014
Femenino

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 :: OFF MAGI :: FanFic

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.