Reino Magi
Esta comunidad está basada en la serie Magi: the Labyrinth of Magic, un manga/anime que trata de las aventuras de Aladdin frente al mundo que le rodea. En este mundo conocerá a Alibaba, quien no tardará en convertirse en su mejor amigo y aliado para los futuros enfrentamientos que le espera. Djinns, celdas que atrapar, magia, reinados, todo esto y mucho más abarca este universo creado por la mangaka Shinobu Ohtaka.
Tu Perfil
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Staff
Aogigeko
MP-PERFIL
Fundadora
MiloAntares690
MP-PERFIL
Administradora
Luna Mikk
MP-PERFIL
Administradora
Usagipon
MP-PERFIL
Moderadora
Navegación
Últimos Temas
Últimos temas
» Hola soy nueva
Sáb Jul 18, 2015 9:12 am por Shivy

» Crónicas de Argandia | Élite |
Dom Feb 22, 2015 11:43 am por Invitado

» Hola!! ♥
Sáb Ene 17, 2015 2:53 pm por Kisa

» Hola :)
Lun Nov 24, 2014 12:05 pm por GraceElle

» Tokyo Ghoul {A. Elite / Apertura}
Sáb Ago 30, 2014 4:48 am por Invitado

» Mangas Originales
Miér Ago 20, 2014 5:49 pm por Teksu

» Afiliación Élite | Sanraizu Anime
Mar Ago 12, 2014 9:46 pm por Invitado

» Living Soul- Apertura[Élite]
Sáb Ago 09, 2014 3:28 am por Invitado

» Holas~
Miér Jul 02, 2014 12:20 pm por Tamashi

Afiliados Élite
Pandora Hearts RolCode Geass: Endless DarkMusical CampCriminal ProjectPhotobucketKHAcademySword Art Online (SAO)CrearCrearDanger ClanGakuen Shingetsu Rol photo 3535_zps8cc7883a.gifMundoNinjaVocaloid-MemoriesTo Aru Majutsu no Index Rolfororpgnarutofororpgnaruto
Sister Site

Créditos
Todos los derechos son reservados. Las imágenes y el contenido alojados en este foro pertenecen a sus respectivos autores. El skin fue diseñado por Jonsi de Source Code y adaptado por los miembros del staff de este foro. No está permitido el uso de algún contenido propio sin permiso alguno.

Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported
Crear foro

¡Vótanos!

 Shiki Topsite! BRA Topsite Sekai Anime Top List
The Top 100 Dangerous Sites

CAZADOR DE MITOS MILO (ONE-SHOT)

 :: OFF MAGI :: FanFic

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

CAZADOR DE MITOS MILO (ONE-SHOT)

Mensaje por MiloAntares690 el Sáb Mar 23, 2013 8:33 pm

tras mucho tiempo esperar por una increible y fascinante historia de mi fursona con su lado más oscuro y demoníaco, aquí está; una nhistoria que te inunda de misterios y te transporta dentro haciendote sentir lo que el personaje siente, a ver lo que él está viendo...



Sin más aquí os dejo la historia que un buen amigo mio me ha escrito n_n



¡WARNING!



Esta historia contiene soft bondage y sexo explícito, contiene algún vocabulario vulgar, si vas a leer esta historia que sea bajo tu propia responsabilidad.











CAZADOR DE MITOS MILO


Los pinos pasaban a través de los ventanales de vidrio del incomodo y andrajoso autobús que comunicaba a la civilización con el pueblo de Trevere, en los pirineos catalanes. El autobús estaba vacío de no ser por el conductor, un golden retriver de mediana edad algo regordete y Milo, un lobo negro de pelaje más bien corto de metro setenta de altura.

El culo de Milo estaba soportando el traqueteo incesante de sus sesenta y nueve quilos una tras otra vez por culpa de la mala suspensión del autobús, el mal mantenimiento de la carretera y el mal diseño de los asientos. Sus orejitas estaban algo gachas por los golpes incesantes y su mirada azul cristalino miraba el reflejo de un lobo vestido con tejanos algo rotos y una camisa tipo de leñador de rostro adolorido. Le causaba algo de gracia su expresión pero el dolor en el culo podía más. En cambio el regordete retriever estaba cómodamente conduciendo en su silla con suspensión sin dolor alguno.
Entre baches que le recordaban su dolor en el trasero iba pensando en el trabajo que le habían encomendado como el cazador de mitos que era. La mansión de los Mondeson, un lugar supuestamente endemoniado y amenazante para cualquier animal, humano o fur que se acercara.

Milo prefería ser llamado con esas cuatro letras pero en diferente orden: cazador de timos. Siempre que había un mito, leyenda o suceso paranormal era por causas completamente humanas, la gran mayoría eran lugares de blanqueo de dinero, laboratorio de drogas, armas… pero también podían servir como reclamo turístico o como atracción de aficionados a lo paranormal. Estaba confiado de que esta vez sería algo relacionado con las drogas por lo que le habían contado: En la mansión se escuchaban ruidos y risas extrañas y tenebrosas, grabaciones pensaba él; en los alrededores no habían ni animales ni pájaros subdesarrollados, como en cualquier lugar habitado por humanos o furs y, lo que le hacía corroborar sus sospechas, la casa seguía en buen estado tras más de medio milenio en pie.

Una vez llegaron a Trevere Milo agarró su mochila de alpinismo y algo adolorido se fue a la biblioteca a informarse más sobre el “mito” de la mansión de los Mondeson. No le fue difícil encontrarla, pues en ese pequeño pueblo los viejos habitantes que lo poblaban eran muy amables. El lobo les regaló una sonrisa por la información y se fue ondeando alegre su larga y esponjosa cola: la amabilidad de la gente, el tranquilo ambiente del pueblo, la suave brisa fresca que soplaba, el intenso olor a naturaleza… ponían a Milo de muy buen humor.
Una vez llegó a la biblioteca una gata parda de pelaje semicorto y un largo pelo castaño le recibió con una sonrisa.

–Muy buenos días caballero, ¿nuevo en el pueblo?–Preguntó amable y dulcemente la gata.

–Muy buenos días a usted también y no, solo estoy de paso.–Respondió intentando poner una sonrisa entre sus gruñidos de dolor en el trasero.

–Ese autobús es lo único que conecta el pueblo con el mundo, este no es un pueblo muy turístico que digamos y por eso no se toman la molestia de arreglar el autobús o las carreteras. Por cierto, ¿Que le trae por aquí? ¿Le puedo ayudar en algo?

–Si, vengo por la mansión de los Mondeson. –La felina cambió de cara cuando escuchó el nombre de los Mondeson, se había tornado pálida y asustada. – ¿Podría decirme dónde puedo encontrar información acerca de la casa?–La gata solo levantó temblorosamente el dedo índice hacia una estantería y tartamudeó un “ahí”.

Milo se extrañó con el cambio repentino de comportamiento de la bibliotecaria y agradeciéndoselo se volvió de espaldas y se encaminó hacia la estantería. La gente le miraba por dos motivos básicos: el primero, era un extraño que rompía en la rutina del pueblo; y segundo, algunos habían escuchado el motivo de su llegada.

El lobo agarró un par de libros y se puso a ojearlos en busca de algo relevante. Tras una hora y media de búsqueda de información encontró cosas interesantes: La familia Mondeson era una familia pobre, humilde y viajera que en 1452 encontró enterrada bajo los cimientos de la actual mansión una antigua iglesia, otro escrito decía que era la iglesia de un antiguo demonio, cosa que los hizo enriquecerse y establecer allí su hogar. Si la iglesia estaba enterrada bajo los cimientos significaba que en la mansión debía de haber un pasaje oculto a esta, lugar perfecto para un laboratorio, almacén o escondite. El miedo hacia ahorrar en seguridad el lugar así que es un dinero no invertido y el nombre de maldición o de demonio es algo que echa para atrás la voluntad de entrar a muchos. Se estuvo media hora más buscando información sobre los Mondeson por pura curiosidad y lo que descubrió le desconcertó bastante: Padres, hijos, mascotas y sirvientes se hallaron muertos con una cosa en común, a todos ellos les faltaba el corazón y el cerebro; pero lo más extraño venia después, no se realizaron incisiones para extraerlos.

Milo cerró los libros con un semblante extrañado y colocó de nuevo los libros donde estaban, se encaminó hacia la salida y con una ligera reverencia y una sonrisa se despidió de la joven, la cual aún pálida le devolvió una sonrisa temerosa.

El inicio del trayecto hacia la mansión fue agradable para el lobo: los pájaros graznando, los animales observándolo, el olor de la tierra húmeda, la sensación de esta bajo sus zarpas... eran cosas que le ponían de buen humor. Pero a mitad de trayecto ya solo sentía la tierra húmeda, no habían animales. Milo no le dio mucha importancia y siguió el trayecto hasta que finalmente llegó a la verja de entrada. La mansión era algo pequeña, constaba de dos pisos de un acabado antiguo pero en buen estado bastante cubierto por una capa de hiedra y parra que había roto algunas ventanas. En uno de esos grandes ventanales le pareció ver una sombra, pero cerró los ojos y solo vio una cortina ondeando al viento. “imaginaciones mías” pensaba.

La verja se abrió con un chirrido estridente al empujarla, en los muros colindantes a la mansión podían leerse frases disuasorias de entrar pintadas con espray y símbolos anti demoniacos. Milo sintió como el aire había cambiado de los exteriores de la mansión al patio donde había entrado, el aire estaba más viciado y pesado y un escalofrío había recorrido todo su ser.

–Esto es puramente psicológico…–Se intentó convencer a si mismo por lo bajo, pero al entrar todos sus pelos se pusieron de punta al escuchar el estridente sonido de una malvada risa.

Milo tragó saliva y linterna en mano se adentró más en la mansión. “grabaciones…” Pensaba continuamente para calmarse. Se sentía observado,  había alguien más ahí, lo sabia… y se estaba planteando esta vez si era furrico, humano o… demoniaco…

El comedor estaba cubierto por sabanas para evitar que el polvo hiciese mella, la cocina estaba igual, la sala de estar… todo el piso de abajo estaba cubierto de sabanas a excepción de la biblioteca, que estaba llena de polvorientos libros y un cuadro en el que aparecía un lobo bastante parecido a Milo de color albino con patrones azules y grises por fuera de un esmoquin negro y blanco y una zorra de pelaje marronoso y patrones naranjas y negros cubriéndola donde su vestido de época dejaba ver.

Milo se paseó por todo el lugar para buscar una puerta o algo pero no logró ver nada, volvió a mirar al cuadro y le pareció que el lobo tenia cuernos, los ojos rojos y unos dientes de sable saliendo de su boca, pero al cerrar los ojos en su sobresalto el cuadro volvió a la normalidad, examinó un poco más el cuadro y se fijó en que Lord Mondeson estaba sujetando un libro delante y que tras la pareja yacía un espejo.

El corazón del lupo se estaba acelerando más de la cuenta pero aun le quedaba el piso de arriba. “Eso ha sido un juego de tu mente… si… eso es… o no… ¡Tecnología! iSi! Si, eso es, ha sido eso, un proyector ha de estar por aquí escondido…” Pensaba totalmente asustado pero sin ganas de comprobar su teoría. En el piso de arriba solo habían habitaciones polvorientas y llenas de sabanas. En una de ellas miró por la ventana y vio la entrada. Estaba donde había visto esa sombra así que decidió explorarla, pero a su mente vino la imagen de la cortina moviéndose en la ventana, ahora quieta y cerrada, tan cerrada como lo estaba cuando estaba abajo.

–Efectos ópticos por la luz… o la estaba moviendo alguien… alguien humano…–Se decía a si mismo de nuevo, era la primera vez que el miedo le hacía mella en su investigación y no sabía el porqué.

La habitación constaba de una sala de  suelo de parqué llena de  las mismas sabanas que cubrían los muebles de toda la casa. Al pisar el grisáceo suelo Milo descubría que antiguamente ese parqué era de color marrón, o eso decían sus pisadas. El lobo decidió ir quitando las sabanas para descubrir toda una serie de muebles ligeramente empolvados de aspecto antiguo pero muy bien conservados, los cajones ni siquiera hacían resistencia al ser abiertos y no había ni rastro de carcoma o termitas, esa habitación comenzaba a darle mala espina. Milo no paraba de sudar frio y su pulso se aceleraba cuando se acercó a la ultima sabana, la cual, en forma de elipse, media aproximadamente metro ochenta por unos cincuenta de ancho. Milo tragó saliva y destapó lo que parecía un espejo de cuerpo entero con revestimiento y relieves hechos en plata, los relieves formaban una frase en latín que Milo intentó descifrar.

–“Corniger daemon extinguerem sitim et um domino hoc obiectium.”… El cornudo demonio… extinguirá su sed…. Con el propietario de este objeto?–Vacilaba Milo a la par que le daba la espalda al espejo.– Que querrá decir eso?–El lobo quiso dar un paso pero se quedo totalmente bloqueado cuando la lámpara de aceite del techo se encendió con un fuego intenso y abrasador, Milo no se había fijado pero cuando él se giró la silueta reflejada en el espejo no lo hizo y este ahora tenía la mano apuntando en dirección al lobo. Milo estaba completamente aterrado, quiso correr pero una especie de cuerda etérea y negra le frenó la carrera. El canido se aferró con temor a la cuerda y buscó el origen, el espejo. Un lobo de facciones casi idénticas a Milo le miraba con unos colmillos extremadamente largos, una sonrisa diabólicamente malvada y una mirada inyectada en rojo, el rojo recogido de la sangre de las victimas que su cornamenta retorcida cual carnero había elegido.

El cornudo lobo tiró una vez mas de ese látigo de sombra que amarraba a su presa y le arrastró hasta el otro lado del espejo, en ese entonces dejó de hacer fuerza de ese látigo y le amarró patas inferiores y patas superiores por separado de esa oscura, efímera y mágica sustancia y le dejó postrado de rodillas en el suelo.

Milo quería gritar pero su boca no producía sonido alguno, la figura del imponente demonio le producía miedo, escalofríos… y un terrible deseo.

–Hacia siglos que no tenía un huésped, bienvenido a mi humilde morada.–Dijo ese ser infernal a la par que señalaba a ambos lados de la habitación, la cual estaba como Milo la imaginaba en el siglo XV: parqué de color marrón claro, candelabros de oro con velas encendidas, una cama de matrimonio completamente adornada con telas bordadas en hilos de plata, bronce y oro y unas cortinas blancas que tapaban la oscuridad que cernía las afueras de la casa. –No esperaba tu llegada, ha sido una grata sorpresa, no te imaginas cuantas ganas tenia de tener nueva visita… Los últimos… fueron unos ingratos, espero que no seas como ellos.–Dijo mientras pasaba sus afiladas garras por la tripa del lobo, haciendo estremecer a este.

–Qu-quien eres? Qu-que eres?–Consiguió articular el amordazado lobo.

–No prefieres preguntar cosas que no sabes ya?–Dijo sonriendo malévolamente y confirmando las sospechas de Milo, esa casa realmente estaba endemoniada.

–Que vas a hacer conmigo?–Preguntó tembloroso el canido.

El demonio solo sonrió al tiempo que se desnudaba lentamente, lanzando su ropa lejos de Milo a excepción de la ropa interior, la cual lanzó al hocico de su presa, la cual comenzaba a excitarse con el intenso olor de aquella prenda y de lo que estaba observando. La figura del demonio estaba bastante tonificada y su pelaje negro lo realzaba, como también realzaba el tamaño del miembro canido que comenzaba a asomar por su forro.

El lobo olfateaba el aroma de la prenda de su captor y disfrutaba de las ataduras de cuello y patas, excitándose poco a poco mientras veía como el hipnótico movimiento de las enormes bolas del demonio se acercaban a su indefenso hocico. Con un brusco movimiento el cornudo cánido agarró la nuca de su presa y la llevó a la base de sus testículos, desinhibiendo aun más la mente del excitado lobo.

–Lame. –Ordenó.

Milo comenzó a dar largas y lentas lamidas a la base de los testículos del ser que le agarraba del pelo de la cabeza y le apretaba contra estos. Podía ver como al demonio le gustaba eso pues no paraba de suspirar de placer y su miembro seguía creciente.

Una vez el pene de la versión demoniaca de Milo alcanzó su punto máximo separó al lobo de estos y le puso la punta en la trufa del excitado canido, quien se manchó del pre y se impregnó del olor de ese ser. Acto seguido el demonio introdujo su polla en el interior de su hocico, follandolo a un ritmo lento de embestidas duras. Milo no paraba de excitarse sintiendo el calor del pre deslizándose por boca y garganta y acompañaba siempre las embestidas de su dominador sin que este le obligara al tiempo que usaba su lengua para darle más placer.

–No es la primera polla que te comes eh?–Dijo mientras sacaba su chorreante miembro del hocico de Milo y le tiraba la cabeza hacia atrás para olfatear su cuello.– Calla, no te he dado permiso para hablar.–Dijo dando un mordisco que casi hace sangrar a Milo en el cuello cuando trató de contestarle, haciendo que este soltara un gemido de dolor–placer.

El canido sentía como su entrepata le latía con fuerza deseosa de salir y notaba como su culo tenia envidia de su propio hocico por haber degustado cada mm de ese enorme pollón que se mantenía erguido ante él.

De un zarpazo el infernal demonio le arrancó la camisa haciéndola girones y le marcó el pecho con cuatro finos rasguños, los cuales sangraban ligeramente. Milo fantaseaba en su cabeza con la imagen de su culo siendo follado una y otra y otra vez por esa flamante polla que ese demonio poseía, cada vez con una postura diferente. Un tirón del collar de oscuridad que le había puesto y un golpe en el hocico con el ariete demoniaco sacaron de sus fantasías al extasiado lobo, quien abrió de nuevo la boca para ser follado de nuevo. Sentía de nuevo el intenso sabor de su pre y el calor que desprendía tal elemento y su culo de nuevo pedía a silenciosos gritos ser penetrado. El Demonio volvió a cesar sus embestidas  y levantó de las muñecas a Milo, dejándolo de espaldas a él en el aire y desgarró el resto de su ropa, dejándolo completamente desnudo. Al olor del demonio se le había sumado ahora el intenso olor a lobo en celo de Milo, quien estaba conectado al suelo por un hilo de pre desde su palpitante miembro.

–Follame…–Susurró el lobo.

–Has dicho algo?–Dijo el demonio fingiendo no haberle escuchado.

–Y-yo…–Vaciló ligeramente el lobo mirando de reojo ese premio.

–Te he preguntado que si has dicho algo!–Exclamó el demonio al tiempo que posaba su polla entre las nalgas del excitado lobo, tiraba de su collar, le empotraba en la pared y le embestía por debajo, haciendo chocar su chorreante punta contra los testículos de Milo.

–FOLLAME!–Grito totalmente avergonzado.–Quiero sentir cada centímetro de esa polla dentro de mí, lléname, quiero sentirlo. –Decía con total lascivia, avergonzado por esos deseos con aquel ser que fácilmente podía matarle.

El demonio sonrió y comenzó a hacer realidad las fantasías de Milo, introduciendo la punta de su glande lentamente por el trasero del lobo, quien soltaba pequeños alaridos de placentero dolor al no estar del todo preparado para tal tamaño, pero a su empalador no parecía importarle mucho ese dato, disfrutaba del apretado culo del empotrado lobo.

–Me atrevería a decir que tu culo no esta tan usado como tu hocico, jejeje.–Rió por lo bajo entre suspiros. Milo le contestó con un gesto tímido de cabeza mirando hacia la derecha, pues si bien había probado en su hocico más de un macho, pocos eran por los que se había dejado follar.

La tranquilidad de la casa se vio interrumpida por los gemidos de Milo, quien estaba siendo follado violentamente contra la pared de la casa mientras el demonio tiraba de su collar de sombras para acompañar cada embestida y poder metérsela hasta chocar con su nudo. Las zarpas de Milo se estiraban y contraían arrítmicamente debido a que todo lo que estaba sintiendo le estaba inutilizando cualquier sentido. El olor del ambiente se le metía por la nariz y lo incitaba a mover su cadera para sentirlo aun más fuerte, el sudor de ambos se mezclaba y llenaba la habitación de un aroma todavía más potente y perturbador para ambos, olía tan fuerte que Milo podía saborearlo en su boca, la cual no paraba de gritar, gemir, jadear y salivar.

El demonio acerco su mandíbula de nuevo al cuello de Milo y mordió fuertemente sin hacerle sangrar, haciendo gimotear aun más al lobo. Pero no contento con eso decidió pellizcarle un pezón al tiempo que lo embestía.
La cabeza de Milo iba a estallar, eran demasiadas las sensaciones así que su cerebro decidió desconectar y disfrutar de la follada. Estaba completamente temblando de placer, sus rodillas soportaban su peso gracias a que la infernal polla lo estaba sujetando y su larga y rosada lengua no podía estar dentro de la jadeante boca.

Milo sentía como su propia polla quería explotar y una gran sensación de plenitud comenzaba a recorrerle el cuerpo. No tardaría demasiado en correrse y sus fuertes gemidos lo estaban anunciando.

El demonio, bastante contento con el polvo que estaba echando decidió premiarlo masturbándolo al tiempo que le seguía penetrando, haciendo que se corriera al poco tiempo de masajear su miembro. El lobo no podía ni con su alma pero el demonio no había  decidido de parar.

–No creas que porque tú te hayas corrido esto ha terminado…–Dijo jadeante para seguir follandolo abruptamente.

La cabeza de Milo dejó de procesar la pared que estaba delante, su vista le fallaba, los sonidos se volvían lentos, todo se movía lento a su parecer. “Plas… plas… plas…” escuchaba ligeramente repicar en su culo, hasta que una embestida que hizo entrar todo el nudo demoniaco y una fuerte mordida en el cuello hicieron que medio milenio de corrida inundara las entrañas de Milo y lo dejara inconsciente.

Milo despertó en la polvorienta habitación con su ropa puesta y todo tal cual lo recordaba antes de ser “transportado” al mundo del espejo.

–Todo ha sido un sueñ…ah!–Dijo mientras se levantaba con el ano completamente resentido de la brutal follada, confirmándole que no había sido un fantástico sueño.

Caía la noche cuando llegaba hacia el pueblo, encontrándose con la amable gata que le había atendido en la biblioteca. La gata suspiró aliviada de verle, había estado pensando que no volvería a saberse nada de él y la idea de que alguien más desapareciera no le agradaba, aunque fuese un completo desconocido. Milo le devolvió una sonrisa temblorosa y se apoyó contra la parada de autobús de espalda, su adolorido trasero agradeció el gesto.

El último autobús de Trevere llegó al pueblo y el lobo se subió algo atemorizado, dudando sobre si deseaba volver a ver o no a aquel ser. El camino de vuelta se le hizo eternamente más largo, pues ahora los baches eran soportados directamente sobre el dolor anal que tenia.

Todo el lugar se estremeció al sentirse un gran impacto, como si algo se derrumbase. Todo el pueblo salió de sus casas para comprobar que ningún vecino había sido afectado y todos se preguntaban que había sido tal ruido, todos menos la bibliotecaria, quien veía la enorme columna de polvo que se erguía desde la mansión. El aire que rodeaba el pueblo dejó de ser tan pesado y todo adquirió una tonalidad neutra.

Milo vio la columna de polvo tras el cristal, preguntándose qué había pasado para que algo en tan perfecto estado se derrumbara, pero su duda fue resuelta cuando en el cristal del autobús vio reflejados dos ojos inyectados en sangre en su reflejo, eso le encajó una ligera sonrisa y miró hacia el frente, disfrutando del doloroso camino que había elegido subiendo a ese autobús.


Los personajes principales que se narra en la historia, son completamente de mi autoría ©

Historia escrita por: Poliou Dracorro © (buen amigo mio)





Este fic o relato, no tiene más capitulos; es de un solo capítulo así que no hay continuación del mismo. En otras palabras, es un one-shot.
avatar
MiloAntares690
Administrador

Administrador

Edad : 26
Mensajes : 141
Reputación : 0
Oro : 190
Localización : somewhere inside your dreams~
Fecha de inscripción : 20/03/2013
Personaje Favorito : Koumei ♥~
Femenino

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 :: OFF MAGI :: FanFic

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.